El COVID de los plátanos… o mejor dicho, los guineos…no salió de Wuhuan si no de Panamá

Mercado de abastos de Panamá

Cuando llegué a Panamá, quise adentrarme de lleno en la cultura panameña y todos los sábados iba a comprar a un sitio puramente local que muchos panameños nunca han pisado, ni pisarán (porque hace un año fue demolido): el mercado de abastos. Este mercadito de fruta y verdura al aire libre era muy auténtico, solo con productos locales aunque, la verdad, no tan higiénico como un supermercado. Pero era toda una experiencia. Supongo que en muchas partes del mundo hay mercados así, pero lo cierto es que en España, al menos en el centro de las ciudades, ya no hay. Había puestos que solo vendían un único producto (maíz, calabaza, sandía, melón, piña, aguacate, yuca, papaya…) o puestos que vendían más de un producto (normalmente las verduras). El caso es que la primera vez que llegué, pedí a un vendedor unos 6 plátanos y lo que me dio fueron 6 “plátanos macho”, los de cocinar. Yo, convencido, le indiqué que lo que quería eran “plátanos normales de toda la vida” y los señalé, a lo que el me dijo: “Ah, papa, tu lo que quieres son guineos”.

Resulta que en Panamá y otros lugares de Latinoamérica a la banana le llaman guineo y el plátano “a secas” es el plátano macho (plantain en inglés). “Guineo” es una palabra que me hace bastante gracia para referirse a un plátano pero he estado leyendo aquí y allá y parece que los más raros somos nosotros, los españoles. En primer lugar, porque somos el único idioma en el mundo que a la “banana” le llamamos “plátano”:

EspañolplátanoCroatabanana
PortuguésbananaNoruegobanan
FrancésbananeChecobanán
AlemánBananeSuecobanan
ItalianoBananaJaponésバナナ (banana)
EstoniobanaanRusoбанан (banán)
DanésbananHebreo בננה bananah
RumanobananăGriegoμπανάνα (banana)

Pero ignorando eso, comencemos por el principio. Aunque el origen de esta fruta es un poco incierto, parece ser que el plátano procede del sudeste asiático e India y fue llevado a África gracias a los navegantes autóctonos por el Océano Índico, hace más de 3,000 años. Cuando, en el siglo XV los portugueses llegaron a las costas occidentales de África, llamaron “Guinea” a todo el área cubierta por el gran golfo que ahí había. El nombre venía de la lengua berebere y, literalmente, significa “tierra de negros”. Este Golfo de Guinea incluía, no solo, el área abarcada entre las actuales Guineas (Guinea-Bisau, Guinea y Guinea Ecuatorial ) ; si no un área extensa que incluía también la costa de Sierra Leona, Liberia, Costa de Marfil, Ghana, Togo, Benín, Nigeria y Camerún. En esa área de Guinea, los portugueses encontraron plantaciones de banana que habían llegado, como os decía antes, siglos atrás.

Además, en el siglo anterior (s. XIV) se habían redescubierto las Islas Canarias (digo “redescubierto” ya que desde el s.IV nadie había vuelto por allí) por lo que los portugueses empezaron a traer el banano desde Guinea al archipiélago, para cultivarlo allí también. Sin embargo, esa fruta venía de Guinea y los locales (principalmente españoles, portugueses, descendientes de aborígenes de otras islas y esclavos) se referían a ellas como los “guineos”.

He encontrado referencias a los plátanos en un libro escrito en el siglo XVI, y ahí se hace referencia a que se cultivan en Canarias y provienen de Guinea, donde se llaman bananas. No soy experto en latín así que mi traducción puede ser algo inexacta (si alguien es experto en latín y quiere hacer su aportación, bienvenido sea): “Procedente de Las Islas Canarias, la meseta del Decán, Guzarate y Bengala (India), los que lo nombraron. En Malabar lo llaman Palan y en Malayo Piçan.[…] y en África, en la parte de Guinea, son llamadas Bananas. A la fruta, los árabes le llaman Mufa o Amufa (muz) …”

Aromatum, et simplicium aliquot medicamentorum apud indos nascentium historia

Durante el Siglo XVI, los conquistadores españoles que venían al Caribe, vieron una oportunidad de traer la fruta que se cultivaba en Canarias ya que las condiciones climáticas eran parecidas, además de que la mayoría de barcos paraban en las islas antes de continuar su viaje a las “Indias”. En esos barcos venían locales canarios y, lamentablemente, muchos esclavos procedentes de Guinea (no el país, si no como decíamos, toda la zona oeste africana). Esto posiblemente ayudó a que el nombre de “guineo” no cayese en el olvido y permaneciese para referirse a la fruta en ciertos lugares del Caribe como Puerto Rico o Nicaragua.

El lagarto de Berlanga

El primer lugar en América donde se empezó a cultivar la planta del “guineo” que habían traído los españoles fue Santo Domingo, gracias a un fraile que la impulsó desde las Islas Canarias en 1516: Tomás de Berlanga. Sin embargo, este dominico al poco después de llegar a Santo Domingo, es reubicado en Panamá, donde fue nombrado obispo y donde potenció el cultivo bananero también. Por ello, podríamos decir que Panamá fue uno de los primero sitios en América donde se cultivó el guineo. Como curiosidad, os diré que este tal Tomás disfrutó mucho en Panamá e incluso jugó con la fantasía de comunicar los dos océanos, mucho antes de que el Canal fuese, ni si quiera, una idea. Sin embargo, cuando cumplió 50 años, dejó Panamá y volvió a España pero se llevó consigo un caimán disecado que había cazado en el río Chagres, el cual todavía se puede ver a día de hoy en la colegiata de Santa María del Mercado de su pueblo natal, Berlanga (Soria). Dime, ¿A qué edad te enteraste de que hay un caimán panameño de hace casi 500 años disecado en remoto pueblecito de España?

Plátano silvestre con semillas

Otro dato curioso es que en esos tiempos, también en el siglo XVI, el explorador español Yñigo Ortiz de Retes, en su expedición por el sudeste asiático descubre una isla a la que nombra Papua-Nueva Guinea, ya que los habitantes le recordaban físicamente a los guineanos de África. Lo que me resulta fascinante es que, como hemos dicho, las bananas, originalmente, proceden de esa zona del mundo y, por fruto del azar, Papua se acabó llamando como la fruta que había “regalado” sin saberlo, al resto del mundo 2,000 años antes: el guineo . No obstante, hay evidencias de que los indígenas de Papua la cultivaban mucho antes. De hecho, a día de hoy, en Papua-Nueva Guinea y otros países del sudeste asiático, todavía se pueden encontrar muchas especies de banana silvestres, las cuales no tienen un aspecto muy apetecible. ¿nunca te has preguntado por qué los plátanos que comes apenas tienen semillas como el resto de la fruta? Realmente son clones estériles y todos se reproducen a partir de un brote de una planta madre, por lo que no las necesitan. Los plátanos originales silvestres, si tenían semillas pero a lo largo de miles de años de cultivo, el cruce de especies y domesticación, se consiguieron versiones sin semillas, más fáciles de comer, de las cuales provienen la mayoría de las que se comen hoy en día.

Plátanos Chiquita

En fin, volvamos a Panamá. Ya sabemos cómo llegó el “guineo” hace unos 500 años pero ¿en qué momento surgieron las grandes plantaciones de Chiriquí y Bocas del Toro? En el siglo XIX el estadounidense Lorenzo Dow Baker, en un viaje que hizo a Jamaica, se dio cuenta que el gran negocio estaba en controlar todas las fases de la producción de bananas: desde la plantación hasta la venta en Estados Unidos. Y así lanzó la producción de banana masiva tal y como la entendemos hoy en día. Empezó a comprar terrenos en Centro América, incluyendo Panamá, e incluso construyó una línea de tren en Chiriquí, para facilitar el transporte. Así, a principios del siglo XX crea la United Fruit Company, que actualmente es la compañía Chiquita, presente en todos los supermercados. De este modo United Fruit Company controlaba la producción e importación de plátanos de Centro América a Estados Unidos, utilizando una mano de obra barata de panameños y migrantes. De hecho, fue en esta época cuando se creó el término República Bananera, para referirse de forma despectiva a estos países en desarrollo y corruptos, donde la economía se basaba en productos de bajo valor añadido, como la banana, que eran explotados por empresas extranjeras.

Enfermedad de Panamá

El caso es que al poco de crear estas grandes plantaciones de banano en Panamá, se empezó a observar en las plantaciones que las hojas ciertos árboles se marchitaban muy rápido y más tarde morían. Los expertos, preocupados, concluyeron que era un hongo quien producía esta rara enfermedad, a la que llamaron Enfermedad de Panamá o Mal de Panamá, ya que fue aquí donde se observó por primera vez. Esto hizo que a mediados de siglo United Fruit Company abandonara las plantaciones de Bocas del Toro. De hecho, resulta que este hongo es el causante de la mayor plaga en la historia del cultivo del banano y ha exterminado producciones a lo largo de todo el mundo, llegando a propagarse hasta Australia, Indonesia, Filipinas y Pakistán. El mundo entero se ve atacado por este “coronavirus” bananero, que penetra por las raíces de la planta y que fue descubierto en el país del itsmo. Esperemos que se pueda controlar y el guineo nunca desaparezca; pero si ocurriese, al menos, ya conocemos su historia.

De Guinea a guineo

Navegación de la entrada


4 comentarios en «De Guinea a guineo»

  1. Carlitos

    Me abriste las puertas a un mundo de información que, para ser honesta, no tenían ni la menor idea. Desde cómo llega el guineo a Panamá hasta las curiosidades que se tejen alrededor de esta rica fruta, como el guineo con semillas. Vaya novedad!!!
    Tambien el que nos hicieras recordar la historia de nuestras plantaciones.

    Un abrazo y excelente contenido

  2. Carlos que bien está el texto y que interesante. Dan ganas de ir a Panamá aunque no te gusten los plátanos, los guineos, o las bananas como es mi caso jajaja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *