El pueblo de Portobello en Panamá da nombre a Portobello Market, en Notting Hill.

Hace tiempo, de casualidad, y con motivo de los conflictos políticos por los que pasa actualmente España, se puso de moda hablar de una fragata española llamada Blas de Lezo. En todos los periódicos se aprovechó para hablar de quién fue este almirante español y todas sus hazañas por el Caribe. Resulta que Blas de Lezo, por los “gajes del oficio”, estaba bruta, ciega y sordormuda tuerto, manco y cojo; pero lo más destacable en su palmarés fue dirigir la defensa de Cartagena (Colombia) frente a los británicos a mediados de 1700. Con esta información, a partir de ahí, empecé a leer un poquito y encontré cosas muy interesantes en relación al pueblo de Portobelo en Panamá.

Para quien no lo conozca, Portobello es un pueblo en el Caribe panameño a una hora y media de la ciudad de Panamá. Este pueblecito puede ser una opción perfecta para un “one-day trip” si estás visitando la ciudad de Panamá. A parte de las ruinas de su muralla y el edificio de aduanas, Portobelo es conocido por su Cristo Negro que atrae todos los octubres a peregrinos de todas las partes del país. Pero más allá de su valor histórico, os recomiendo disfrutar de los manglares, las playas (Puerto Francés, Playa Blanca, etc) y las Venas Azules. Además, si te gusta liberar adrenalina, en el mismo área hay unas tirolinas (zipline) con unas vistas espectaculares, donde puedes “volar” por encima de los árboles. Pero después de este inciso turístico, vamos al grano.

Empecemos por el principio. Portobello fue descubierta por Cristóbal Colón en uno de sus viajes a principios de 1500 y, como este era italiano, le puso ese nombre. Si hubiese sido panameño le habría llamado “Puerto Pritty”. Gracias a su bahía, se convirtió en un sitio estratégico para el comercio y, por ello, a finales de siglo se funda la ciudad y se utiliza como puerto para llevar barcos a España con la plata que llegaba desde Cartagena de Indias (Colombia) y el oro que venía de Perú. Para proteger todo el “dinerito” que pasaba por Portobello, la ciudad tuvo que ser amurallada debido a los intentos de saqueo por los “Piratas del Caribe”. Ya a mediados de 1600 se construye el edificio de la Aduana y así nos plantamos a principios de 1700, donde en Europa se daba la Guerra de Sucesión Española, al morir sin descendencia Carlos II “El Hechizado”.

Como esto no es un blog de historia, simplemente, os pongo un poco en contexto: Tras la guerra de sucesión y la firma del tratado de Utrecht (1713), las relaciones entre España (Borbones) y Gran Bretaña estaban “así, así”. No solo en Europa si no también en las Colonias Americanas; problemas fronterizos entre Florida (España) y Georgia (británica), pero sobre todo, comerciales: España dominaba el comercio en sus colonias e interceptaba los navíos británicos que navegaban en sus aguas para proteger su monopolio. Sin embargo, el saqueo de barcos por la piratería y el surgimiento de contrabandistas británicos, hizo que la vigilancia en el Caribe se incrementara. Esto no gustó a Inglaterra al considerar que muchos de los barcos abordados por los guardacostas españoles no constituían contrabando. Lo cual empeoró cuando, en 1731 un contrabandista británico llamado Jenkins, fue apresado por un capitán español en las costas de Florida, confiscando su cargamento. El español cortó la oreja al británico y le dijo “ve y dile a tu rey que lo mismo le haré si a lo mismo se atreve”, o al menos es lo que declaró Jenkins en su comparecencia 7 años después antes la Cámara de los Comunes. Esto creó una situación de tensión desencadenando, en 1739, la Guerra del Asiento o Guerra de la Oreja. Por cierto, ese nombre para una guerra me parece lo más. Me pregunto si Amaia Montero hubiese nacido en Inglaterra, su grupo de música se llamaría La Oreja de Jenkins…En fin…

La guerra empezó con unos ataques en La Guaira (Venezuela) y en Portobello. En este ataque a Portobello, Inglaterra consiguió destruir el Puerto lo que en la prensa británica fue celebrado, quizás, exageradamente. Unos cuatro meses después, las tropas atacaron otro fuerte panameño, el de San Lorenzo, que por la escasa defensa con la que contaba, fue rendido rápidamente. Tras conquistar fácilmente la plaza de Portobello y San Lorenzo, los británicos decidieron asediar Cartagena de Indias en 1741. Sin embargo gracias a la dirección y defensa de Blas de Lezo, las tropas inglesas tuvieron que dar marcha atrás liberando la plaza. Esta honorable hazaña hizo a Blas de Lezo suficientemente importante para que una fragata española lleve su nombre. La guerra duró 10 años y de Cartagena pasó a Cuba y a Europa.

Pero volvamos a lo que nos interesa, después de esta mini clase de historia. Hemos dicho que tras la batalla de Portobello, Gran Bretaña estaba exultante y esto no solo se quedó únicamente en grandes titulares. Poco después de la victoria en Portobello, en 1740, una granja fue construida a las afueras de Londres y ¿Qué mejor nombre para la granja que Portobello Farm para conmemorar la victoria? La granja se situaba en lo que actualmente es el Hospital St Charles, mi santo. Es que todo cuadra…A mediados de 1800 la granja se vende debido a la expansión del tren y el desarrollo urbanístico londinense. En este mapa de 1847, se puede ver el Londres de la época y la localización de Portobello Farm. El área fue poco a poco creciendo y constituyendo el barrio que hoy se conoce como Notting Hill pero, en honor a la granja que un día hubo, se nombró a una de las calle principales Portobello Road.

Hoy en día, Portobello Road es famosa por albergar cada sábado uno de los mercaditos más populares de Londres para encontrar artículos de segunda mano y antigüedades: El Portobello Market. Este mercado apareció en la película Notting Hill de 1999. ¿Sabían Julia Roberts y Hugh Grant el origen de la calle?

Además, posiblemente, tal y como sugieren algunos expertos, los hongos portobello deben su nombre a la calle en Londres por lo que, de una forma u otra, le deben el nombre a Panamá. Posiblemente nunca lo sabremos. De momento, os recomiendo que los comais al horno con salsa de tomate y queso mozzarella fundido. Deli.

¿Qué tienen en común una seta, Londres y Panamá?

Navegación de la entrada


13 comentarios en «¿Qué tienen en común una seta, Londres y Panamá?»

  1. Hehe, buenos incisos históricos junto con un poquito de humor, muy bueno! Además una historia muy enredadamente interesante xD
    Pero….o a mi no se me carga correctamente o no hay mapa de Londres del siglo XIX como anuncias…hmm…
    Ánimo y a seguir así!! 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *